Entorno natural

Nuestros árboles

(La flora de Blesa)



Encinas y coscojas.   Un ejemplar singular.
Pino carrasco.   Chopos.
Almendros  y  almendras.   El nogal



Encinas y coscojas

Siglos atrás tal vez pudiéramos hablar de encinares y coscojales, pero no hoy en día.  Aun así, la encina es el árbol más representativo de los bosques mediterráneos.  Los ejemplares o bosques actuales constituyen los restos de las extensas masas boscosas del interior de la península Ibérica que han sido desmontadas por el hombre para la agricultura, plantaciones de viñas, pinos, eucaliptos, realización de carbón vegetal, etc.

Es resistente a los largos periodos de sequía característicos del clima mediterráneo y ocupa principalmente zonas de suelo poco profundo con tendencia a la aridez (incluso llega a vivir sobre grietas de las rocas).

Las encinas presentan un gran polimorfismo; se han clasificado unas veinte variedades comprendidas y resumidas (según la obra Flora Ibérica, y como me hizo saber Víctor Poblador) en dos subespecies o variedades: la Quercus ilex rotundifolia o Iles ballota y por otro lado la Quercus ilex ilexEl nombre común de carrasca se aplica a la primera.

La variedad que ocupa casi toda el interior de la península Ibérica y su vertiente mediterránea es la ballota o rotundifolia, siendo la iles ilex la menos habitual, limitándose a las zonas más húmedas de la península.

Las encinas no renuevan las hojas anualmente, aunque sí periódicamente.  Sus hojas son de color verde profundo y cara inferior grisácea.  La ballota presenta las hojas adultas más redondeadas, más grandes, y su bellota también es mayor.  No obstante, no debe ser fácil la catalogación por las hojas, porque la ilex tiene el envés verde y la hoja es más picuda, como en las rotundifolia jóvenes y en la coscoja.  Además, incluso las hojas del interior de la copa se diferencia de las que reciben el sol directamente.

Es una especie amante del sol, por lo que suele evitar las zonas muy umbrías o con pocas horas de sol.

Los bosques de encinas son bastante densos pero mixtos, donde aparecen intercaladas sabinas (Juniperus thurifera) y enebros (Juniperus communis ssp. hemisphaerica).

También citamos aquí a la coscoja (Quercus coccifera) porque aparece en solanas con suelos pobres, sustituyendo a antiguos encinares.  Podemos encontrar ejemplares en el barranco de la Pesquera.


Un ejemplar singular

La encina (Quercus ilex) era abundante en Blesa.  Aún hoy en día podemos encontrarla en los bosques de otros términos municipales próximos a la sierra, como en Maicas, Rudilla, Piedrahíta, etc.

En Blesa apenas quedan ejemplares, y el único de gran porte se encuentra en el paraje del Carrascal (en el val de Valceres), topónimo que nos recuerda una antigua prosperidad de la especie.  Es un árbol sorprendente por la amplitud de sus ramas, que se corvan hasta el suelo y protegen su solar del viento que seca y arrastra la tierra, y del sol que lo reseca.  Es un placer andar bajo este ejemplar y pisar el suelo almohadillado que rememora lo que nunca hemos conocido en estos parajes: el suelo de un bosque natural.

La Carrasca
Una de las últimas encinas del Carrascal

Pino carrasco

Existen unas 600 hectáreas de bosque en Blesa, la mayoría de la variedad pino carrasco.  Los árboles no alcanzan generalmente gran porte debido a la pobreza del suelo y el ataque de la oruga procesionaria, salvo que por su localización se beneficien de barrancos y escorrentías que les garanticen ciertos recursos.

Pese a todo, van medrando lentamente en estos terrenos gracias a la austeridad de este ser, que se conforma con crecer en una simple grieta en la roca.

La altura máxima que alcanza el pino carrasco es 20 m. Su tronco es generalmente tortuoso; la corteza es cenicienta y lisa en los ejemplares jóvenes y resquebrajada y parda en los ejemplares adultos. La copa es redondeada e irregular y poco densa. Las ramas delgadas son cenizas y desnudas en gran parte de su longitud. Las hojas son aciculares, de 6 a 12 cm de largas, flexibles y de un verde claro, se dan en fascículos de dos en las terminaciones de las ramas.

El pino carrasco se encuentra en comarcas litorales o colinas y laderas asoleadas y secas, prefiere los suelos calizos; se da desde niveles próximos al del mar hasta los 1.000 o 1.600 m de altitud. Es el pino más resistente a la sequía de los que habitan en la península por lo que se utiliza para reforestar. Es una especie natural del entorno Mediterráneo, en España se encuentra en Levante y en las Islas Baleares. Se han censado más de un millón de hectáreas de pino carrasco, de las cuales 334.000 corresponden a reforestaciones.



 Pino carrasco

 Piñas

Sabías que...
Al pino carrasco (Pinus halepensis Miller) se le conoce también como carrasco o carrasca, o pino blanquillo. El nombre específico halepensis deriva del nombre de la ciudad Siria de Alepo, centro importante de comercio en la antigüedad.


Chopo (álamo negro)

Los chopos cabeceros del Aguasvivas, cada vez menos, necesitan cuidados. Son singulares.El chopo, también conocido como álamo negro (Populus nigra.), es un árbol que puede sobrepasar los treinta metros de talla, con la corteza gris blanquecina y lisa al principio, que se resquebraja en sentido longitudinal con la edad, y muestra una parte interna más oscura.

Tiene ramas robustas. Las hojas de las ramillas son cortas lampiñas, verdes por ambas caras, romboidales, y más o menos apuntadas. Sobre las ramillas largas las hojas son mayores, casi triangulares y, a menudo, tienen la base truncada o redondeada, con el pecíolo más largo y fino.

El chopo es un árbol exigente en agua, que florece en primavera y crece rápidamente. Las plantaciones de chopos se realizan a lo largo de las riberas de los ríos, siguiendo el medio natural de los álamos, como es el caso de las choperas del río.

La madera de este árbol es blanca, a veces con un tinte rosáceo o marfil, textura fina y suave. Además, su rápido crecimiento permite una buena explotación comercial.  Se utiliza en carpintería para fabricar cajas de embalaje, tablones y vigas largas (como la mayoría de los maderos utilizados en la construcción de las casas de Blesa), entarimados y contrachapados.

A sus pies, en los recovecos de los maltratados troncos se suelen encontrar setas de chopo.
 

Almendro

El almendro es uno de los árboles cultivados más antiguos. Aunque de origen oriental, se ha adaptado perfectamente al clima templado de los países mediterráneos, que se han convertido en el centro de expansión mundial (España es el segundo productor mundial, tras EE.UU.).  En nuestro término municipal hay varios miles de almendros o "almendreras" como las suelen denominar los lugareños.

El almendro es un árbol rústico que crece bien en terrenos sueltos y pedregosos; y mejor si son profundos, calizos y fértiles.  Es esencial que las tierras estén bien drenadas pues no soporta ni los encharcamientos ni las humedades prolongadas.  Es resistente a la sequía y al calor de los veranos mediterráneos.

La floración temprana del almendro es una auténtica explosión de color y vida en los campos, que anuncia el final del invierno en pleno mes de febrero. El almendro puede multiplicarse por siembra o por la reproducción vegetativa de renuevos para su posterior injertado.

La almendra es un fruto extraordinariamente alimenticio que se utiliza para el consumo directo, la obtención de aceite y la elaboración de gran cantidad de postres y dulces en todo el mundo.

Sabías que...
Origen e historia
La etimología, en las lenguas occidentales y semíticas, del nombre es de origen sirio y está compuesto por las raíces ha-migdala que significa árbol hermoso. Este nombre pasó al griego como amngdalh, que, en latín clásico, quedó como amygdala. La versión arabizada del mismo está compuesta por el artículo 'al' y 'mendua' o 'mendra', el cual origina nuestra palabra almendra, si bien la historia dice que el almendro sería nombrado de manera similar en la Península ya antes de los romanos. El nombre griego de amigdalos designa por semejanza a los órganos linfáticos de la laringe (amígdalas).

Clima
Prefiere los climas secos con una pluviosidad de 200 a 300 milímetros. Su dependencia del agua se restringe a la época de desarrollo vegetativo entre febrero y junio. En invierno puede soportar temperaturas de hasta -8º C, aunque heladas prolongadas por debajo de 0º C pueden producir daños en brotes y ramas durante los meses de febrero y marzo.  Cuando las temperaturas constantes alcanzan los 8 grados comienza a florecer y a los 15º C brotan las hojas. Por ser uno de los primeros árboles en florecer, es sensible a las heladas de marzo, lo cual restringe las condiciones y lugar de cultivo.

Sabías que...
Las almendras
Las almendras dulces son altamente nutritivas pues contienen una gran cantidad de proteínas vegetales. Si bien su contenido en vitaminas C y A es muy reducido comparado con el de las frutas frescas, son ricas en minerales como el manganeso y el selenio (4.7 microgramos), que poseen los alimentos más comunes.

Tradicionalmente las almendras dulces se han clasificado en dos grupos, duras (marcona, ramillete, planeta, largueta, desmayo, D'en Pons, desmayo rojo del Canadá) y mollares (Mollar fita, Blanqueta, Pico de cuervo, Texas), que a su vez se subdividen en semiduras, duras, mollares y semiblandas. Entre las variedades cultivadas en Blesa las más comunes son:

  • Marcona. Es un árbol de gran desarrollo y muy productivo, más resistente al frío que otras variedades, con una productividad media de dos a tres kilos y medio por árbol. Florece desde primeros de febrero a marzo. Las flores son de color rosa y brotan de las ramas jóvenes de un año. La almendra es de forma acorazonada, terminada en punta y de cáscara dura. Su polinizador ideal es el desmayo rojo.

  • Largueta. Árbol de copa redondeada y almendra de forma estrecha y alargada.

  • Desmayo. Árbol vigoroso y de tamaño medio con ramas caedizas. Por la forma volteada de las flores soporta mejor las heladas tardías que el resto de su especie.  Es de floración tardía. La almendra es grande, aplanada y puntiaguda. Su producción es abundante.


Nogal (Juglans regia)

Este árbol, denominado noguera por los blesinos, no abunda en nuestro término.  Casi todos crecen en lindes de campos y caminos, por lo que seguramente son fruto de plantación.  Son fácilmente distinguibles en la época de reproducción por sus características nueces.  Hay un gran ejemplar de noguera, es uno de los contados árboles que podemos encontrar en el interior del casco urbano, en la replaceta donde se halla el molino Bajo.  Y el otro ejemplar próximo, junto al puente viejo en el lado de aguas arriba, da también abundante sombra a quienes se sientan bajo él.

El nogal común puede alcanzar hasta treinta metros de altura, tiene la corteza lisa de color gris-plateado que se agrieta con los años.  Su fruto, la nuez, crece en grupos de uno a cuatro sobre un mismo pedúnculo, dentro de una cubierta verde.  Las nueces son un excelente alimento.

Su madera es muy apreciada en ebanistería, carretería y tornería; es densa, aunque no tanto como la del boj.


Continúa... Arbustos, hierbas...

F. J. L. A.
Febrero de 1999, mayo de 2000

- Francisco Hernández Fernández, "El bosque Mediterráneo", inscrito en la obra "Naturaleza de Aragón, Su fauna y su flora", de varios autores.

- Las tierras del Jiloca y Gallocanta, que podéis leer en Internet en cicic.unizar.es/Daroca. La sección de naturaleza está escrita por José Antonio Domínguez, el Dr. Javier del Valle Melendo y Luis Bolea Berné.  Se trata de una preciosa, exhaustiva y amena presentación de lo más representativo de estas comarcas vecinas, que trata todos los aspectos sociales y culturales además de los turísticos y naturales.

- José Antonio Domínguez, "Pinares, la conífera ibérica, un valor desconocido", Heraldo de Aragón, 14 de agosto de 1994.

- Enciclopedia Universal Multimedia, de Micronet, 1998.  Es la base de la que he extractado algunas de las descripciones de plantas.


Blesa, un lugar en el mundo. www.solunet.es/~blesa
Última actualización: 6 de octubre de 2000