¿Qué ocurre que no llega el correo?

Indice
Portada diario La Verdad

A finales del siglo XIX aún no existían en el eje central de Aragón buenas carreteras entre Teruel y Zaragoza, ni el tren de Utrillas. Los carteros no debían de tener medios para moverse con rapidez, y eso frustraba a los lectores que desesperaban esperando el correo y las suscripciones.

Aparte, aprovechan la carta para mandar la noticia de dos crímenes.

Blesa, 30 de Abril de 1893. Diario "La Verdad"

Sr. Director de La Verdad.

Muy Sr. mio: La provincia más infeliz de España es la de Teruel, y entre sus distritos el desheredado, (sin los cinco sueldos) el partido de Montalbán. Aquí sin duda nos parió adrede nuestra bendita madre ó nuestra escocida suegra, la suerte nos trajo para purgar algunos pecadillos.

Cualquiera diria que esta tierra no cría más que adoquines y ababoles; tan abandonados de propios y entrañas nos hallamos.

Cierto que no estamos huérfanos de representación, ni carecemos de persona administrativa. Tenemos diputados, senadores, recaudadores.... pero carreteras pocas y malas; ferrocarriles y pantanos en proyecto desde el año uno. En cambio hay correos que no corren, ó que tropiezan, y á dos por tres se les cae la correspondencia. Nuestro comercio se resiente notablemente de esto.

Apenas pasan tres días sin que nos falte el periódico. Muchos más suscriptores tendria La Verdad si hubiera seguridad en recibirla, ¿No es posible, amigo, remediar siquiera en parte tan perniciosos extravios como sufre nuestra correspondencia particular y periodística?

Disparatada en extremo es la ruta que siguen los correos de esta provincia. Los viajeros de Madrid vienen en veinticuatro horas; los de Zaragoza y Teruel en doce; y sin embargo las cartas, si llegan, traen cuatro y seis fechas.

Si existiesen verdaderas vías de comunicación y transporte, ¡cuán otra fuera la suerte de esta nobilísima é industriosa villa! Sus ricos pastos, sus hermosas canteras, su fértil vega, sus vides, su incomparable azafrán, industrias de cera, tejidos, tintorería, curtidos, todo prosperaría grandemente con la activa circulación que habría de suscitar una simple carretera una buena adminislración de correos.

Para gestionar esto y otros importantes negocios, salieron con dirección á la corte de Madrid no ha muchos días, nuestros conocidos, el diputado provincial D. Joaquín Calvo y los Sres Conde de Blesa [¿Conde de Blesa?. Quizá el Conde de Bureta(*)] y el general Forniés [sic, general es nombre: General Forniés].

Esperamos estos días la llegada de su Ilma. el insigne prelado aragonés Sr. Obispo de Ensapo que ha de alojarse por acuerdo del Ayuntamiento y Cabildo parroquial, en un precioso notelillo [sic] propiedad de don Salvador Gisbert.

Dos crímenes se han cometido estos días en los vecinos pueblos de Muniesa y Oliete. El primero es un labrador asesinado misteriosamente, cuyo probable esclarecimiento llamará la atención del público, dadas las distintas versiones que, á ser ciertas cualquiera de ellas, el hecho se considerará como desenlace trágico de un importante melodrama.

El segundo es un parricidio perpetrado por un niño de once años hijo de un matrimonio mal avenido. Viendo el muchacho á su padre que apuntaba á la madre con una pistola, cogió un cuchillo y lo clavó en el pecho del autor de sus dias, dejándolo muerto instantáneamente.

De uno y otro daré á usted cuantas noticias adquiera, y queda suyo afectísimo

El corresponsal.

Aquella denuncia pública no era algo temporal, parecía que los correos operaban frecuentemente con retrasos. Esta carta se data de medio año antes.

"Eco de Teruel : periódico democrático y de intereses generales"
Año VII Número 329 -
1892 septiembre 4 (pág. 2).

Cortamos de La Derecha:

«De los pueblos de la provincia de Teruel como Muniesa, Blesa, Huesa, etc. que se hallan a 18 y 20 horas de Zaragoza, tarda en llegar la correspondencia á esta población cuatro fechas, a pesar de las muchas promesas que hizo de arreglar el correo, cuando su elección, el diputado de aquel distrito, señor conde de Bureta.

Suponemos que no habrá olvidado aquellos ofrecimientos y que interpondrá su influencia para que á la mayor brevedad cese esa anomalía que tantos perjuicios irroga á una comarca entera.»

El conde de Bureta, al que se señalaba en 1892 no debía estar tan ausente, pues en el mismo diario y fecha se habla de que "se han subastado las obras para la terminación del último trozo de la carretera de Teruel a Cortes. Con este hay construidos cinco trozos de la carretera que enlaza a Vivel del Río con Cortes de Aragón, presupuestada en 600.000 pesetas. Se han presentado para su aprobación los estudios del trayecto entre Cortes y Muniesa que unirá las carreteras de Teruel a Zaragoza por Muniesa-Belchite", "merced a los laudables empeños del diputado a Cortes por Montalbán, señor conde de Bureta".

Notas

1.- No existe tal conde de Blesa, pero en cambio sí se menciona un Conde de Bureta en la noticia de 1892 en que fue elegido diputado, el mismo al que se piden mejoras. Podría tratarse, o bien Don MANUEL LOPEZ-FERNANDEZ DE HEREDIA Y FRANCIA, octavo conde de Bureta, nacido en 1826, que heredó a su padre a la muerte de éste en 1846. Ingresó en la Real Maestranza de Zaragoza el 27 de octubre de 1857. Poco antes, concretamente en 1854, había contraído matrimonio con doña Jacoba Fernández de Navarrete y Fernández de Navarrete, de conocida y noble familia de la Rioja, con la que tuvo a: Don MARIANO LOPEZ-FERNANDEZ DE HEREDIA Y FERNANDEZ DE NAVARRETE, noveno Conde de Bureta, que aunque casó con la Marquesa de Navarrés y de Cañizar, murió en 1893 sin alcanzar sucesión, por lo cual fue heredado por su hermano menor, hijo asimismo de don Manuel y de doña Jacoba: Fuente: Condado de Bureta.