Noticias para el recuerdo
Riadas de junio (1913)

19 de junio de 1913

El Noticiero

Ya conocemos todos que el río Aguasvivas no se llamó así por sus abundantes caudales, o sus aguas bravas, sino por sus caudales escasos intemperadas e intempestivas riadas. Nos comentan en esta ocasión los que vieron pasar los blesinos del año 13 por el río, y también traemos a colación la información de las consecuencias de las lluvias en la cabecera del la cuenca en el pueblo de Rudilla, por si las ocurridas en nuestro pueblo nos parecen serias.

 

BLESA

Ha sido tan grande la crecida del río que ha causado incalculables daños en la huerta; el puente del pueblo que está a varios metros de altura ha sido alcanzado y roto.

El canal del molino arrancado; los sembrados y plantíos se han convertido en rambla.

Se han visto bajar colchones y varios enseres de las casas de otros pueblos; los nacidos no recuerdan riada semejante, tan solo la riada del día de Santa Marta [29 de julio] que sucedió hace 100 años fue, según contaban a los vivientes sus abuelos, parecida a la presente.

RUDILLA

El día 16, descargó una gran tormenta sobre este término municipal, dejando en una situación tristísima a los honrados labradores de este pueblo, pues quitó casi toda la cosecha, más esto no era nada en comparación con lo que sucedió al día siguiente martes, o sea el día 17; lo poco que les quedaba fue arrebatado a causa de una grandísima tormenta.

Empezó a las once y cuarto de la mañana y lloviendo abundantemente con mezcla de granizo, no dejó ni una sola mata de trigo y los campos se inundaron de agua de tal manera que era imposible distinguir los límites de cada uno, pues el agua duró desde dicha hora hasta bien cerca de la una.

Más esto todavía fue poco, pues a causa de dichas avenidas ocasionadas por las aguas, perecieron Eusebio Juan y Antonio Negredo, hijo político del primero, que se hallaba en el molino de su propiedad y que fue totalmente arrastrado por las aguas.

La situación de este vecindario que en pocas horas han perdido todas sus cosechas, no puede ser más triste, y a este pueblo modelo de pagadores en los tributos del Estado no le queda más remedio que o morirse de hambre o emigrar a otra parte donde encuentren lo que la patria les niega, a no ser que las autoridades provinciales, el diputado a Cortes don Carlos Castel y el Estado quieran remediar en lo posible tan triste situación.

A última hora se ha encontrado el cadáver de Eusebio Juan en la chopera de Anadón.

Corresponsal

 

Arriba

Blesa, un lugar en el mundo

Última actualización: 9 de agosto de 2005