Noticias para el recuerdo
De Blesa al cielo: la visita de los padres misioneros (1928)

16 de marzo de 1928

El Noticiero

Esta noticia si que nos traslada directamente a otra época. De la pluma de un entusiasta corresponsal, que suponemos es el secretario del Ayuntamiento, nos narran día a día la labor de dos padres misioneros que vinieron a Blesa, poco más o menos que a cristianizar a sus habitantes. Por supuesto, una crónica con tanto olor a incienso fue publicada en el diario El Noticiero. Pero por favor, leedla.

 

Blesa

Santa Misión.- Dispuestas por el excelentísimo señor Arzobispo, hemos tenido y disfrutado en esta parroquia una semana de Misión, cuyos ejercicios han estado a cargo de los reverendos padres Modesto Joreano y Ángel Fandos, del Inmaculado Corazón de María, de la residencia de Calatayud.

Procedentes de Loscos llegaron aquí los PP. Misioneros el domingo 4 de marzo, a última hora de la tarde, siendo recibidos en las afueras por el párroco don Melitón Beltrán, autoridades civiles y judiciales, niños de las escuelas con sus maestros, cofradías religiosas y el pueblo en masa, formando todos ordenada y nutridísima procesión, salida de la iglesia parroquial. Hechas las necesarias e imprescindibles presentaciones, el niño José Muniesa saludó y dió la bienvenida a los PP. Misioneros en nombre de todo el pueblo, recitando sentidamente breve y sencilla poesía adecuada al acto, e inmediatamente regresamos a la iglesia, donde los misioneros, después de saludar a los presentes, mostrando su agradecimiento a la inmensa concurrencia por el recibimiento que se les había dispensado, trazaron el orden a seguir en los actos de la Santa Misión, ofreciéndose finalmente al pueblo todo para su asistencia espiritual.

De dos clases han sido lo actos de la Misión: ordinarios y extraordinarios. Han consistido los primeros en misa celebrada diariamente a las seis y media por uno de los religiosos, mientras el otro explicaba puntos doctrinales importantísimos; ejercicios, a las once, para los niños, con enseñanza de cánticos religiosos y rosarios a las siete de la tarde, tras el cual, todos los días, el P. Ángel, continuando la explicación matinal ha divulgado las obligaciones del cristiano contenidas en los Mandamientos, y el padre Modesto ha pronunciado, poseído de verdadera unción evangélica, hermosos sermones morales acerca de puntos trascendentalísimos y asuntos a cual más sugestivos lógicamente expuestos y bellamente desarrollados.

Actos extraordinarios han sido dos conferencias para señoras y una para caballeros, fuera del horario antes señalado, y compatibles con las ocupaciones habituales de todos; la misa de comunión habida el día 8, en la cual se acercaron al comulgatorio los niños y niñas, comulgantes de años anteriores con sus respectivos profesores; la procesión infantil de ese mismo día, figurando en ella todos los niños y niñas del pueblo, cada uno con su banderita de colores, finalizando en la iglesia con la bendición de infantes, ofrecimiento de los chiquitines y adoración de los mayores a la Santísima Virgen; la comunión llevada a los enfermos hasta sus domicilios y la bendición de rosarios, pilas, cuadros, medallas y demás objetos piadosos, realizada el día 10, y como broche áureo la fiesta del día 11, que comenzó con el rosario de la aurora cantado por sus devotos, recorriendo procesionalmente el pueblo, habiendo a las ocho misa celebrada por nuestro párroco para dar la comunión a los niños que la recibían por primera vez, comulgando también el Ayuntamiento, maestros y padres de los niños; en este acto el padre Jorcano dirigió fervorosa plática a los comulgantes; más tarde el P. Ángel celebró la misa mayor con exposición de S.D.M., saliendo al final la procesión por todo el pueblo, que estaba espléndidamente adornado con tapices y colgaduras por doquier, arcos y hermosos altares de trecho en trecho.

Todos los actos han sido honrados con la presencia de autoridades y el vecindario en pleno, que ordenada y silenciosamente ha escuchado la palabra divina, empapándose de las verdades eternas que el cristiano ha de tener presentes y practicar si quiere salvarse.

Los elogios que se han tributado y pueden tributarse a los misioneros resultarán pobrísimos en comparación de sus merecimientos; han estado incansables, pues a todos los actos mencionados deben agregar el servicio de confesionario que han atendido espacialísimamente, oyendo muchas confesiones cada día.

Visita del obispo a Blesa.
Visita del obispo a Blesa. Fotografía de Violeta Serrano.

El pueblo ha correspondido cumplidamente a tanto desvelo y lo demostró asistiendo todo él a la despedida de los padres Misioneros, efectuada el domingo 11 a las dos de la tarde, yendo a la iglesia parroquial a recibir la bendición papal dada por el P. Ángel y oír la emocionante despedida del P. Modesto, tras la cual salimos hacia la ermita de la Virgen del Pilar, donde, después de ser cantado un responso para nuestros difuntos, la niña Pilar Pérez y el niño José Pellicero despidieron a los religiosos con bellas poesías y los rosalieros con cánticos alusivos.

Para fin de tanto entusiasmo llegaron los vivas, abrazos, apretones de manos y bastantes lágrimas al ver partir a tan queridos huéspedes hacia la estación en el magnífico automóvil de don José Graells, galantemente cedido a los religiosos.

Justicia obligada es tributar sinceras alabanzas al señor alcalde que ha extremado el cuidado del orden y limpieza de la población, y al señor cura párroco que se ha multiplicado y desvivido por atender al servicio parroquial tan grande en esta semana de intensa vida espiritual.

Sea todo para honra de Dios y provecho de nuestras almas.

C.

 

¡Qué orgasmo religioso! Si casi vemos a los niños blesinos levitar por las calles en estado de gracia, mirando al cielo, en lugar de estar maquinando cómo prenderle fuego a la cola del gato del vecino.

¡En fin! Puede que la crónica esté un tanto sesgada, puede que el ambiente retratado, de tan idílico, parezca que no es de este planeta, ni de la especie humana. Además, nosotros vemos esto con la perspectiva tanto de su pasado como de su futuro cercano. Sin ir muy lejos, un par de meses antes tenemos la crónica de una noticia en que unas familias blesinas se sacan los ojos literalmente, (para devolvernos al mundo real de la idealizada sociedad tradicional). Algunas afirmaciones como "que el pueblo ... asistiendo todo él a la despedida de los padres Misioneros" parecen demasiado "correctas" y alguno de los mayores del pueblo, preguntados sobre este estado de fervor de toda la población me comentan que "no había burra de tal pelo".

También hay que llamar la atención sobre la mención a que había un coche en Blesa. Es 1928, no había mas que ese, y su dueño era una de las personas más ricas de la localidad, José Graells, comerciante de azafrán entre otros asuntos, y dueño de la gran casa que da a la calle Medio y Verde. Los testigos de la época me cuentan que el tío Catalán (como se conocía a José Graells) no conducía su coche, que su chofer era el tío Mesías, y que no tenía carné de conducir porque entonces apenas había circulación de vehículos y hasta 1935 aproximadamente no existió dicho carné.

Arriba

Blesa, un lugar en el mundo

Última actualización: 2 de agosto de 2005