Blesa y sus monumentos

Los cementerios de Blesa

Memoria de viejas construcciones



El cementerio junto a la iglesia
Los enterramientos en la iglesia
El cementerio viejo
El cementerio nuevo

 

Es conocida la costumbre antigua de enterrar a los feligreses de las propias parroquias en las iglesias, en combinación con un cementerio adosado a la misma. El ideal religioso que les llevaba a pensar que estar enterrados en un lugar sagrado, o lo más próximo a él, les acercaba a su morada eterna, mantuvo durante siglos los cementerios en el centro de los pueblos. La visión diaria de los mismos constituiría, sin duda, un recordatorio para sus habitantes de la brevedad del paso por la vida y de la necesidad de prepararse para la eterna que creían les esperaba.

El cementerio junto a la iglesia

Así lo fue también en Blesa. El edificio parroquial anterior al actual (recrecido en la segunda mitad del siglo XVIII) era más pequeño, y tenía su pequeño cementerio adosado. Poco podemos asegurar por ahora del solar de aquel cementerio(1), aunque Víctor Poblador halló una mención del uso de aquel por parte del concejo de Blesa para sus reuniones a comienzos del siglo XVI.

"[...] el demandamyento de los jurados del dicho lugar de Blesa havya clamado convocado e aiustado en la forma acostumbrada el dicho concello para la ora e lugar donde los infrascriptos a concello starian plegados et aiustados et assi plegado e aiustado siquyere congregado el dicho concello en el cementeryo de sta Cruç yglesia parrochial del dicho lugar de Blesa en do, e segunt que otras begadas es acostumbrado plegarse e ajustarse el dicho concello por tales e semexantes actos e negocios [...]"(2)

Sabemos que la ampliación de aquel cementerio motivó un pleito en 1741, una "demanda de Miguel Arnal y consortes, vecinos del lugar de Blesa, sobre que tenga efecto la resolución del Ayuntamiento de dicho lugar sobre el cierre de una calle al ejecutar las obras de un nuevo cementerio"(3), pleito que todavía no hemos analizado en profundidad, pero del que obtuvimos algunos datos de interés. Sabemos que recrecimiento del cementerio se hizo separado del primer y primitivo fosal adosado, pues el nuevo estaba "a espaldas de la iglesia, en un corral de la capellanía de María Valiente" donde "se formase segundo fosal tomando para su ampliación parte de una calle", "entre las que está el Mesón o Posada pública y Común" con la calle Baja.

El problema de espacio sagrado fue el que motivó esta ampliación: "Se ha cerrado segunda fosa o cementerio de mas anchura y capacidad que el primero que de tiempo ynmemorial ha tenido dicho lugar...". El primero resultaba angosto, "porque según resulta de el decreto que presenta por la visita de el año de 1734 se mandó, que mi parte destinase sitio para zementerio cerrado, con el motibo de que no le era competente el que usaba; y se cometian en el irreberencias; Y a mas de combencerlo... el zementerio actual... no admite ensanche ni dilatacion...". No sabemos qué clase de irreverencias se acometerían; quizá al realizar alguna fosa se desenterrasen antiguos enterramientos.

También conocemos gracias a este pleito las medidas de la ampliación del cementerio anexo a la iglesia "ocho pasos de ancho por veintisiete de longitud". No sabemos la equivalencia métrica de esta medida; si la suponemos de unos 70 cm equivaldría a 5,6 m por 19,6 m, unos 110 m cuadrados. No parece mucha superficie, pero los contemporáneos indicaban que "puede darse sepultura a muchos más cadáveres de los que en el cementerio se entierran". ¿Y cómo puede ser que a su entender aún sobrase superficie? Pues porque enterrarse en el cementerio era de pobres, como atestiguan: "...por ser solos los de los más desvalidos y pobres de el pueblo, y sepultarse en la yglesia quantos al morir tienen algun caudal conque poder satisfacer su entierro".

En 1771 nos consta que el cementerio continuaba junto a iglesia, como leemos en la correspondiente visita pastoral:

"Está contiguo a la Yglesia, bien murado, puertas nuebas con buena cerradura. En el no hai sepultura destinada para familia alguna."(4)

Hasta la visita pastoral de 1803 llegan las referencias al cementerio (aquí indica claramente que hay dos) y a su cerradura (extraña fijación): "Hay dos Cementerios juntos a la Iglesia, el uno a la mano derecha, y el otro a la izquierda con sus paredes altas, y las entradas tienen puertas firmes con conpetente cerradura."

 
 

 

Los enterramientos en la iglesia

Como hemos comprobado, el primitivo edificio parroquial ya era el lugar de reposo definitivo de muchos blesinos en 1741.

Gracias a las visitas pastorales conservadas en el Archivo Diocesano de Zaragoza, conocemos detalles de los enterramientos en la iglesia actual. En 1771, el visitador escribe de ellos cuando trata sobre los ingresos para la fábrica (construcción) de la iglesia:

"...percibe la Yglesia de cada uno que se entierra dentro de ella, de los adultos 25 Rs y por mitad de los párbulos, pero son poquísimos los que se entierran dentro". (4)

No puedo determinar exactamente si se refiere a poquísimos enterramientos en general, o sólo a los párvulos. En otro apartado se explayan sobre el cementerio:

"Dentro de la iglesia se ha fabricado nuevamente a costa del Capítulo Eclesiástico un carnero o carnerario para poner en él los cadáveres de los individuos que se componen, que está en medio del crucero.
También hay dentro de la Yglesia una Cisterna, en la que se sepultan los parientes de M. Pascual Alfambra; es familia dilatadísima. Todos los de ella se niegan a pagar la jocalía. Se ignora el título, sólo por antigua costumbre".(5)


Restos humanos en un nicho de la cripta bajo el suelo de la iglesia de Blesa.
Foto de Olga Royo.

En la visita de 1785 encontramos algún detalle más sobre los carnerarios en la iglesia.

"En la iglesia hay una cisterna o vaso para una familia y nada pagan a la fabrica de la iglesia. Has dos carnerarios con sus nichos, el uno para todos los del lugar y el otro para los eclesiásticos".(6)

Quizá los solares del antiguo cementerio adosado quedaron bajo la nueva iglesia, que amplió el perímetro de la antigua y necesitaría una profunda cimentación para la elevada torre y nave central. Sabemos que esta ampliación absorbió la casa del vicario, de la quedó parte de la fachada detrás de la torre(7). Lo que desconocemos es si se conservan en el subsuelo las antiguas tumbas del cementerio y la cisterna de los Alfambra. Sabemos por la visita pastoral de 1803 que la cisterna de la familia ya estaba llena. La cripta del carnerario que se descubrió hace varios años, durante la restauración, debió de ser la creada en la última mitad del XVIII.

El cementerio viejo

A lo largo del siglo XIX, los cementerios fueron saliendo del interior de las localidades obligados por la legislación y las medidas sanitarias. Así sería también en la localidad de Blesa, donde se halla a muy pocos minutos del pueblo en la entrada tradicional al mismo.

Los restos que podemos observar hoy en día (2003) no pueden causar peor impresión. No encontramos lápidas ni cruces. Todo él es una ruina, con nichos rotos y hundidos, tapias derruidas por el paso del tiempo y los excesos de la meteorología, sin puerta ni acceso, y restos humanos aflorando en algún punto. Claro que hablamos de una obra abandonada a la intemperie durante más de ciento veinte años. [Este cementerio fue desmantelado en diciembre de 2004].

Derrumbe de parte del cementerio viejo (2002). Foto de FJLA.

Fachada lateral del cementerio viejo, derrumbada tras abundantes lluvias en 2002. Foto FJLA 2003.

En la visita pastoral de 1849 nuestro cementerio viejo junto a la carretera aparece en la historia:

"Hay cementerio fuera de la población, distando medio cuarto de hora escaso. Derechos de sepultura sólo se exigen a los que se entierran en los nichos, y en la capilla, pagando estos 80 rsv y estos 60, pero falta la autorización del Prelado para ello."

A buen seguro, dicho cementerio se levantó en las décadas previamente inmediatas. De ello tenemos una prueba en uno de esos datos que se incluyen dentro de un relato que el pintor blesino Salvador Gisbert publicó a finales del siglo XIX.

En la Replaceta antes citada, existía antiguamente un honsal o cementerio, que daba acceso a la antigua iglesia, y que al ampliarse el siglo pasado [el XVIII], y trasladarse a donde hoy está, quedó cerrado, sirviendo para enterrar hasta principios de este siglo [el XIX], en que se construyó el hoy viejo, ya fuera del pueblo.

S. Gisbert
Publicado en Heraldo de Teruel, nº 5, Teruel, 31 de octubre de 1896. Biblioteca Pública de Teruel

Gisbert escribía esto en 1896 y comenta que el cementerio que se realizó a comienzos del siglo XIX ya se llamaba "viejo". Por tanto, se trata del que existía a la entrada del pueblo, como comentamos, y también informa de que en el año en que escribe ya existe otro, que no menciona y que es el "nuevo".

A los ojos actuales el "cementerio viejo" se nos antoja bastante pequeño (es un trapecio bastante irregular, cuyas bases miden 22 m en el fondo y 8,40 m en la entrada, y los lados 29 aproximadamente), y sólo hay restos de nichos en la pared del fondo. Quizá unos 400 m cuadrados para una población tan grande como la de Blesa, que alcanzaba las 1.275 personas en ese mismo año, según la misma visita pastoral. Dadas las epidemias que asolaban España cada pocas décadas, y Teruel en particular, no parece que existiesen suficientes nichos ni suelo.

Una pequeña capilla que no ha dejado huella

La misma visita pastoral de 1849 nos informa de que en Blesa "No hay ermitas, ni oratorios públicos ni privados, y sólo una pequeña capilla en el Cementerio". En otro documento que hallamos en el Archivo Diocesano, de 1854, añaden el detalle de que está "en el centro de su cementerio"(8).

Ahora bien, parece haber cierta contradicción respecto al tamaño de la capilla: la misma visita de 1849 y el documento nos dicen que es pequeña, pero ésta admite enterramientos por los que cobran. Esta capilla sugiere más preguntas: ¿En qué centro estaba situada, porque huellas no quedan, ni en el centro geométrico del solar, ni en sus paredes largas? En uno de los lados cortos están los nichos, así que sólo queda el otro, donde necesariamente debería ser pequeña, pues sólo mide 8,40 m y debía dejar sitio a la puerta del cementerio.

Y por otro lado ¿fue esta vieja capilla la que dio al paraje el nombre del "Santocristo"? Es posible, pero no hay que olvidar que el primero los pilones del viacrucis tiene una capilla que no sabemos a quién estaría dedicada. Aunque sabemos que los pilones del Viacrucis son posteriores, de 1916(9), también tenemos constancia documental de que a mitad del siglo XIX, el cerro a cuyos pies está el cementerio se llamaba "el Calvario" que "Linda con el cementerio"(10), por lo que el uso religioso de tal monte puede ser al menos tan antiguo como el cementerio.

Otra pregunta sin resolver completamente, es en qué momento se construyó el actual cementerio en la cima del monte que hay frente al pueblo y junto a las ruinas de la ermita del Pilar.






Perforación en el suelo bajo el crucero por el que se pudo acceder a la cripta con nichos, durante la última restauración. Foto de Olga Royo.

 

El cementerio nuevo

Todavía no hemos encontrado la partida de nacimiento del cementerio, (perdonen la ironía), pero si estudiamos las fechas de las lápidas y cruces de los allí enterrados (un registro incompleto ya que faltan muchas de ellas y algunos nichos fueron reutilizados), las tumbas más antiguas son las de los nichos en la pared del fondo. De ellas, tres datan de 1885, la más antigua del 7 de junio de 1885 y tres más de agosto. Ese año coincide con una de las recurrentes epidemias de cólera, que sabemos afectó despiadadamente al pueblo de Blesa. ¿Fue aquella oleada de decenas de defunciones la que propició el levantamiento del cementerio y el comienzo de las obras de la ermita del Pilar? Hemos podido contrastar datos de las defunciones por la epidemia, y aunque coincide el año, sabemos por las noticias de prensa que la ermita comenzó a levantarse en febrero de 1885(11), mientras que la epidemia fue en agosto.

Es posible que algunas de las tumbas del cementerio viejo se trasladasen a este, así nos lo contaron en un caso, pero las tumbas no parecen encontrarse ya entre los nichos donde nos indicaron. Quizá los cuerpos exhumados del viejo se enterraron directamente en el osario o fosa común del nuevo (si existía). Podemos hacernos una idea del proceso de cambio de cementerio en el cercano pueblo de Letux, donde gracias a Miguel Plou, sabemos cómo y cuándo ocurrió y el traslado de los restos(12).

En cualquier caso, aunque no fuese la epidemia la motivadora de la creación de un nuevo cementerio parece razonable que ambos edificios aprovecharan el mismo impulso constructor, pero habremos de seguir investigándolo.

Cementerio nuevo y vista de la parte de atrás de las ruinas de la ermita del Pilar. Foto de F.J.L.A. (2002)

Javier Lozano Allueva

22 de diciembre de 2002, noviembre 2003, marzo de 2009


Bibliografía

- Archivo Histórico de Protocolos Notariales de Zaragoza. Protocolo notarial de 1504 de Juan Calvo.
- Archivo Diocesano de Zaragoza. Visitas pastorales de 1771, 1785, 1803 y 1849. Blesa.
- Archivo Histórico Provincial de Zaragoza. Pleitos civiles 4535-12, de 1741.
- Archivo Histórico Provincial de Teruel. Estadística de la Riqueza rústica, urbana y pecuaria 1858 (amillaramiento). Blesa.
- Archivo Biblioteca Hemeroteca Municipal de Zaragoza. Periódico "El Noticiero".
- Biblioteca Pública de Teruel. Heraldo de Teruel, nº 5, Teruel, 31 de octubre de 1896.

- CARRERAS ASENSIO, José Mª. (2003). “Noticias sobre la Construcción de iglesias en el noroeste de la provincia de Teruel (siglos XVII-XVIII)”. Centro de Estudios del Jiloca.
- LOZANO ALLUEVA, F. Javier (2003). "Ermitas de Blesa" publicado en "Blesa, un lugar en el mundo" en Internet en www.blesa.info.
- PLOU GASTÓN, Miguel (1989) "Historia de Letux". Ayuntamiento de Letux.
- POBLADOR SANMIGUEL, Víctor (1986). Libro de fiestas de Blesa, en honor de Santa Ana.


Notas

1.- POBLADOR SANMIGUEL, Víctor (1986). Libro de fiestas de Blesa, en honor de Santa Ana. "Delante de aquella desaparecida iglesia, en el fosar o cementerio que había en su puerta, se reunía el Consejo de la Villa, según reza un documento del año 1504, depositado en el Colegio de Notarios de Zaragoza. De su estilo, trazado y dimensiones nada sabemos [...]".

2.- Protocolo notarial de 1504 de Juan Calvo. Archivo Histórico de Protocolos Notariales de Zaragoza.

"El concejo de Blesa nombra procurador a Pedro Martin mayor de dias, vecino de Blesa, para cobrar 7000 sueldos que Juan Olzina, señor de la Baronía de Planos [Plenas], debe de pagar de acuerdo con una sentencia arbitral a dicho consejo".

3.- Pleitos civiles 4535-12, de 1741, Archivo Histórico Provincial de Zaragoza.

4.- ADZ. Visita pastoral 1771, fol. 63.

5.- ADZ. Visita pastoral 1771, fol. 60.

6.- ADZ. Visita pastoral 1785, fol. 190 reverso.

7.- CARRERAS ASENSIO, José Mª (2003). pág. 116. AHPN Montalbán. Pablo Esteban Sebastián, 1774, s.f. "El Arzobispado de Zaragoza concede permiso para derribar la casa rectoral y mejorar la entrada a la iglesia, siendo rector de la iglesia de Blesa, el Dr. D. Martín de Arruego".

8.- ADZ. Sección Desamortizaciones, Arciprestazgo de Montalbán. "Copia de Expediente Particular del arreglo y demarcación de las parroquias del Arciprestazgo de Segura hoy de Montalbán conforme a la Real Cédula de 3 de enero de 1854 y Real Decreto de 15 de febrero de 1867. Año 1896. Montalbán". Las fichas de la parroquia de Blesa (folio 42), donde figura pertenecer al "Arciprestazgo de Segura", están datadas en Blesa el 4 de abril de 1854, y las firma Juan Francisco Nuez, rector.

9.- LOZANO, F. Javier, "Peirones de Blesa" (2001), publicado en "Blesa, un lugar en el mundo", en Internet en www.blesa.info. En este artículo planteamos la cuestión de si el primero de los pilones es anterior a los demás.

10.- Estadística de la Riqueza rústica, urbana y pecuaria 1858 (amillaramiento). Blesa. Archivo Histórico Provincial de Teruel.

11.- LOZANO, F. Javier, "Ermitas de Blesa" (2002), publicado en "Blesa, un lugar en el mundo", en Internet en www.blesa.info.

12.- PLOU GASTÓN, Miguel (1989) "Historia de Letux". Ayuntamiento de Letux. Pág. 262-263.


Blesa, un lugar en el mundo

Última actualización: 29 de mayo de 2009