Blesa y sus monumentos

Las casas de Blesa


Construcciones con historia


La calle Baja
La calle Mayor
Las Plazas
La calle de Enmedio

En este artículo vamos a realizar un pequeño recorrido por las calles de nuestro pueblo, y si bien se habla y existen fotografías de algunas casas en especial, por su valor artístico o grandeza pasada, son muchas más las interesantes. Omitimos principalmente casas de interés más etnográfico, y populares, o edificios oficiales.

La calle Baja

En la calle Baja encontramos dos de las casas con más personalidad del pueblo. 

La primera es una casa antigua en cuyo alero consta la fecha de 1608.  La fachada es de estilo sencillo, con una gran puerta de madera, aparentemente contemporánea de la casa.  El alero de la techumbre es de madera bien trabajada, pero está en mal estado de conservación.  La casa está actualmente dividida en dos viviendas, una de las cuales conserva una estancia con pinturas de motivos clásicos en las paredes y techos, y tal vez fuera un despacho o sala de estar.

En la segunda mitad del siglo XIX y primeras décadas del XX estuvo habitada por el abogado blesino General Forniés, uno de los personajes de los que habremos de ocuparnos en más de una ocasión, ya que llegó a ser diputado provincial.  Entre sus actividades en pro de la provincia de Teruel, colaboró en la revista "Miscelánea Turolense".


Alero de madera de 1608 en la calle Baja
Alero de madera, de 1608, una casa de la calle Baja.
Fotografía de Javier Lozano




Estancia de la antigua casa de General Forniés
Antigua casa de General Forniés, en la calle Baja.
Fotografía de Olga Royo

Prácticamente colindante a la anterior, y haciendo esquina con la calle Mayor, tenemos otra gran casa de tres plantas, realizada seguramente en 1848, como consta en el alero del tejado.  Esta está bien conservada, muestra en las fachadas detalles decorativos de estilo clásico, y forma un interesante conjunto artístico con las obras y pinturas del interior, en parte perdidas. Es la conocida como "casa del pintor".

Antigua casa del pintor Santiago González
Antigua casa del pintor Santiago González (1848)
El dintel de la puerta que hay bajo el balcón está pintado.
Fotografía de Javier Lozano

La casa estuvo habitada en el siglo XIX por Santiago González, un pintor y artista proveniente de Loscos.  Decoró con frescos su casa y trazó motivos clásicos, geométricos y naturales en diversas estancias, fachadas y balcones. En esta casa se crió un sobrino suyo, Salvador Gisbert, también pintor, además de ilustrador.

Un angelote pintado en el techo de la casa de Santiago González
Decoración en el techo de
la casa de Santiago González.
Fotografía de Olga Royo

Al final de la calle Baja encontramos algunos establecimientos singulares del pueblo: el molino Bajo, el Cuartel y el Hospital.  El hospital data aproximadamente del finales del siglo XVIII, y lo tenemos datado documentalmente.

Hoy en día están es muy mal estado, carecen de cualquier indicación de su pasada función, y lo único que resalta de su fachada es una hornacina vacía.  El cuartel lo fue de la Guardia Civil que estaba acantonada en Blesa, hasta que al construir el ferrocarril de Utrillas en 1904, que pasaba por la vecina población de Muniesa, se trasladó a este pueblo(1).

El hospital no ejercía de tal, con el sentido actual. Era más bien un albergue para transeúntes pobres o enfermos, que contaba con la atención médica y cuidados por caridad de los vecinos y el médico del lugar, del mismo tipo de los que se encontraron en muchos pueblos durante toda la Edad Moderna.  En cualquier caso, no se utiliza al menos de los años 30.

En la casa que hay frente a él podía verse, hasta el año 1999, el arranque de una obra previamente desaparecida, que formaba parte de una de las antiguas puertas de Blesa.  En esa fachada podemos ver un escudo incrustado.  No parece un escudo nobiliario.  Quizá sea de alguna orden religiosa  (¿o militar?).  En cualquier caso su estudio bien puede dar para escribir un futuro artículo.

Cruz en una fachada
Escudo en una fachada,
frente al antiguo cuartel
y el hospital.
Fotografía de Javier Lozano



Capilla en una fachada
Capilla tradicional en una fachada de la C/Baja.


La calle Mayor

Encontramos algunas huellas de la mano del pintor Salvador Gisbert en la casa de la calle Mayor, 3, ya que su "firma" preside la fachada con sus siglas grabadas de forma artística.  Salvador Gisbert, fue un pintor blesino que vivió parte de su vida en el pueblo, aunque luego se estableció en Teruel, donde colaboró con diferentes publicaciones.

Fachada de la antigua casa de Salvador Gisbert
Fachada de la antigua casa del pintor Salvador Gisbert
Fotografía de Javier Lozano

En esta casa estuvo durante muchos años una de las tiendas del pueblo, la de la tía Nati.

Frente a esta casa hay otra de gran tamaño, que fue posada hasta mediados del siglo XX, con una docena de plazas. Se llamaba "la posada del Agua". Hubo otra posada contemporánea de esta entre la calle de Enmedio y la calle del Horno, hoy muy transformada. Y, por otro lado, todavía quedan restos de la antigua posada en la calle Baja, esquina con la calle de la Hilarza, que dataría al menos del siglo XVIII.

Entre la calle Mayor y la calle de Enmedio existe una placita llamada la "Replaceta", donde se emplaza una de las casas más características por su gran alero. Además, tendría bastantes historias que contar. Fue la casa de un abogado de Rudilla que se casó con una acaudalada blesina en la primera mitad del siglo XX y posteriormente fue sede del sindicato UGT durante la última guerra civil.

 


Las plazas

La plaza Vieja de Blesa es el centro social del pueblo.  En ella están la iglesia, el ayuntamiento, y las antiguas escuelas.  También es el solar habitual para la venta ambulante. Y en ella abre sus puertas la carpintería que constituirá el futuro "Museo de la Carpintería y la fragua".

Posee una fuente, bastante reciente para la historia de Blesa (de 1958). 

El Ayuntamiento no tiene factura antigua, y la única fecha que hemos localizado está en el barandado de la escalera (1891).  En una placa de azulejo en su fachada se homenajea al blesino Pedro Serrano (empresario que ha realizado donaciones muy representativas). En la galería superior existe una lápida de piedra grabada con las sentencias de un pleito entre Blesa y Moneva de altísimo valor histórico.

Las casas de la plaza Vieja presentan la peculiaridad de contar con un pórtico, al igual que el ayuntamiento, y como es habitual, en ella se localiza la entrada de la iglesia.  En una de las casas de la plaza nació el director de la Biblioteca Nacional, Miguel Gerónimo Artigas y existe una placa que lo conmemora.

Con el paso de los siglos, el pueblo se expandió más allá del núcleo primitivo, que posiblemente abarcara lo que es la parte baja del pueblo, entre el hospital y la calle de Enmedio, hasta los antiguos lavaderos.  Es curioso que en un pueblo de extensión media o pequeña encontremos dos "barrios" denominados como tales: el Barrio Verde y el Barrio del Castillo.

En esta expansión se aprovechó para realizar uno de los pocos espacios llanos y amplios del pueblo: la plaza Nueva (ya que la plaza Vieja está en cuesta casi en su totalidad).  La nueva plaza se convertiría en un nuevo centro social, y algunas de las familias pudientes del pueblo construyeron en ella grandes casas que todavía conservan parte de su solemnidad.  También tiene una fuente coetánea de la de la plaza Vieja.

Frontal del barandado donde está grabada la fecha de 1891 en el desaparecido ayuntamiento de Blesa. Foto de F.J.L.A.

Plano del casco urbano de Blesa
Plano del casco urbano
Blesa.  En negro los edificios
singulares y calles
más representativas, según Félix Benito Martín .

Arquitectura tradicional, en la plaza Nueva
La casa de las Manuelas (Plaza Nueva)
foto: F.J.L.A 2002




La casa de la familia Simón
Una de las mayores casas de Blesa, en la plaza Nueva
Fotografía de Javier Lozano


La calle de Enmedio

Otra fachada de interés podemos verla en la parte baja de la calle de Enmedio.  Está construida totalmente en ladrillo, de tres plantas y tenía un alero de madera bastante saliente (renovado en 2002 junto con el tejado).  La puerta está enmarcada en un arco de medio punto, también en ladrillo.  Sobre ella, presidiéndola, vemos el escudo nobiliario de la única familia de antiguos hidalgos que había en Blesa, los Lomba(2):  El amplio solar que ocupa esta casa albergó en tiempos una de las carpinterías del pueblo.

El otro escudo nobiliario que podemos encontrar en una fachada de la calle Mayor también pertenece a esta estirpe.

A mitad de la calle encontramos otras fachadas singulares, que cuentan con adornos de estilo clásico.

Casa en la calle de Enmedio
Fachada con motivos clásicos. F.J.L.A.

Casa de los Catalanes de la calle de Enmedio
Casa de los Catalanes F.J.L.A.

La fachada de la Casa de los Catalanes da a dos calles, y es difícil abarcar todo su conjunto.  La casa es muy amplia, con grandes salones.  Su nombre se debe a que uno de los dueños era de esa procedencia:  José Graells fue comerciante y se dedicaba en la primera mitad del siglo XX a comprar azafrán por los pueblos de la redolada para luego venderlo al por mayor, así como al comercio de abonos.

En la contigua calle del barrio Verde también existe alguna fachada decorada con columnas adosadas, aunque de menor tamaño que ésta.

Javier Lozano Allueva

Casa de hidalgos en la calle de Enmedio



Casa de los Provinciales.
F.J.L.A., 2002



Escudo de armas de los Lomba
Escudo de armas
de los Lomba.
Fotografía de Javier Lozano

Para saber más...

Félix Benito Martín Patrimonio histórico de Aragón. Inventario arquitectónico de Teruel (2 tomos). D.G.A., 1991.

BELTRÁN Antonio; LACARRA, Mª Carmen; LOMBA, Concha. (2005) "Blesa. Patrimonio artístico"; Asociación Cultural El Hocino de Blesa (Teruel).


Notas

1.- Esta vía de ferrocarril, tan importante para comunicar esta comarca, se puso en funcionamiento el 30 de septiembre de 1904.  Trasladaba principalmente carbón y mercancías a Zaragoza.  Tuvo sus años más prósperos en la década de los 20, para descender en los años treinta debido a la competencia de los pequeños camiones y la menor demanda de carbón por culpa de la generalización de la electricidad y el gas.  Tras el paréntesis de la guerra civil (debido a que su origen y destino estaban en distinto bando), fue muy utilizado, pero ya a partir de 1955 la competencia de los grandes camiones, la menor demanda de carbón frente a otros combustibles fósiles, y la perspectiva de la creación de una central térmica en Escucha, motivo su cierre el 31 de marzo de 1966.

2.- En la "Gran Enciclopedia Aragonesa" dice de ellos que es familia hidalga aragonesa oriunda de la localidad de Blesa, documentada desde 1783 según datos de la Real Audiencia de Aragón, pero no aparecen como Lomba, sino Lalomba.



Blesa, un lugar en el mundo
Última actualización: 22 de marzo de 2003