Cientos de personas visitaron Blesa y Huesa en la fiesta del chopo cabecero

tuitear

Esta fiesta itinerante recaló en su sexta edición en Blesa y Huesa del Común, en representación del valle del río Aguasvivas, una cuenca con cientos o miles de chopos en sus bosques de ribera.

El 25 de octubre tuvo lugar en Blesa la primera parte de la VI fiesta del chopo cabecero, organizada por el C.E.J. con ayuda de las asociaciones culturales de Blesa y Huesa del Común. La jornada se inició con un tiempo estupendo, templado y sin viento; la fiesta comenzó poco antes de las 10 de la mañana con la congregación de los visitantes en la plaza Vieja. Se necesitaba preinscripción y hubo 270 personas apuntadas para la comida, pero bien temprano se hacía patente que eran muchos, muchísimos los que se acercaron a Blesa para realizar la excursión, ver parte de nuestras tradicionales choperas, afectadas por la casi permanente falta de agua, y conocer nuestros museos.

Allí se tuvo el buen criterio de abrir el Museo de Carpintería antes de la hora para entretener a los madrugadores. A las 10 comenzaron las presentaciones ante los asistentes, por parte de Chabier de Jaime, gran especialista en el valor de estos grandes árboles y un miembro de la junta de "El Hocino" y otro de "Castillo de Peñaflor". Había personas de pueblos próximos y también un cámara de la televisión Canal+.

La excursión

 
Fotografías tomadas por Xiloforest

Nunca, ni el día de la inauguración de la ruta de las presas, se ha visto tal caravana de personas por la ruta. Más de cien hicieron la excursión desde Blesa hasta la primera arboleda del Morenillo, lugar tradicional de celebración de la fiesta de San Pedro. En el entorno del Hocino se dieron unas pequeñas explicaciones sobre el significado de ese paraje, sobre el molino de la Cueva y el azud del Hocino que algunos se acercaron (mucho) a ver.

Ciertamente el tiempo era genial, los colores otoñales preciosos, aún mezclados con mucha rama verde (dado que no ha llegado apenas el frío y el viento en este año inusual), el calorcito era agradable, y se mezclaban olores de hinojos, tomillos en las partes secas, el frescor de chopera que presagia algún hongo. En fin ¡toda una sensación que no es igual en el estío!

En el Morenillo

El profesor Chabier de Jaime (naturalista vocacional) congregó en la chopera al numeroso grupo de excursionistas y nos informó de la singularidad de estos árboles así como de su desconocido y gran valor como ecosistema viviente para la vida silvestre, que otros árboles no representan. En los enlaces propuestos se pueden leer las razones que alegan en su página de http://www.chopocabecero.es. Sus esfuerzos por la difusión del valor de los chopos cabeceros le harían merecedor de un premio (alguno ha recibido), pero él prefiere dedicarlo a esas personas a las que le han inspirado con sus estudios, como la homenajeada este año.

La escamonda o poda del chopo

Congregados cientos de personas alrededor del Hocino, después de la caminata, unos a pie de camino, otros desde lo alto de las montañas circundantes, se vio como los operarios de Xiloforest escamondaban un chopo con seguridad y relativa rapidez. Entre los aplausos de unos (y las muestras de lástima de algunos niños por la poda), se regresó a Blesa donde comenzaba la siguiente parte del plan del día.

Las visitas al molino Bajo

Sería largo de contar, porque también se juntaron dicho día los anunciados excursionistas que llegaron desde Moyuela o Moneva, la mayoría, sino todos, jubilados ya. Las visitas se hacían en grupos algo irregulares y abreviadas, sin utilizar la multimedia habitual. Muchas personas se llevaban una grata impresión de la casa y el molino.

Tras la visita a Blesa, los visitantes comenzaron a marchar en caravana hacia Huesa del Común, donde se comería tendrían lugar los actos de la tarde.

El concurso fotográfico

La exposición de fotografías incluía una selección previa de las que habían concursado, y eran todas magníficas. Cuando comenzaron a enumerar los accésit, uno de ellos fue para Sebastián Lozano, que recogió en su nombre su hija Ana. En la fotografía vemos al ganador (el darocense Agustín Catalán) autor de una estupenda fotografía nocturna de un chopo, y eso que las diurnas eran preciosas.

 

El homenaje

En la fiesta se reconoció la labor de años de la investigadora inglesa Helen Read, por la conservación y la difusión de los árboles trasmochos en Europa, que recibió el título "Amigo del Chopo Cabecero 2014", representado en una escultura.

Sobre su labor profesional como mantenedora de algunos de los más preciosos bosques ingleses podéis seguir este enlace de la gran página del chopo cabecero dedicada a otros árboles trasmochos y ver sus estupendas fotografías que enamoran.

La fiesta

La comida congregó a casi 300 personas que degustaron la paella de verduras y ternera con tomate. Si además de vino y agua, alguien quería tomarse una cerveza de Ordio Minero, ahí estaban los colegas Chesus y Kike en el pabellón de Huesa del Común. En medio de muy buen ambiente para la fiesta escuchamos (como se pudo) a los componentes musicales de Sintrom ni son y luego comenzó su actuación el grupo musical bucardo aragonés que hicieron bailar y salir al exterior a la mayoría.

Tras la comida, actos, actuaciones musicales y bailes, aún hubo los que recorriesen Huesa del Común, con Javier Martínez como cicerone, en una visita guiada. Blesa estuvo más favorecida a la hora de darse a conocer, ya que se pudo visitar tanto en las afueras como el casco urbano y sus museos más tiempo que Huesa; a cambio, hubo quien hizo noche en Huesa y luego hicieron excursiones o escalada por el entorno. Blesa se dio a conocer a cientos de personas ajenas a la localidad, y en algunos casos se habrán quedado con ganas de regresar, y otros al menos contarán lo que han visto.

Gracias por todo ello a los numerosos asistentes y voluntarios, tanto de las juntas de las asociaciones, que han hecho posible este baño de multitudes para Blesa y Huesa, en la que esperamos haber dejado alto el pabellón de nuestro pueblo (aunque no tengamos uno de obra :-), a los estupendos músicos, a los chicos de Xiloforest... a todos. Muchas voluntades se han movido para hacer de esta una jornada que quedará en el recuerdo. Gracias al Centro de Estudios del Jiloca Blesa y Huesa del Común tienen ahora el gran honor de pertenecer al grupo de pueblos que se han visto resaltados en el mapa natural de Aragón gracias a esta fiesta, que se ha celebrado anteriormente en Aguilar, Torre los Negros, Valdeconejos, Ejulve, Lechago y Cuencabuena.

En la prensa

El impacto mediático no ha sido poco, al menos a nivel provincial, que sepamos. Diario de Teruel publicó el día 26 de octubre un gran reportaje, que aquí podéis leer gracias a Diario de Teruel.
Avisaremos cuando sepamos cuándo o donde ver el programa de Canal+.

¿Y ahora qué hacer?

Sin duda, si queremos gozar de su sombra, de su silueta, de su valor, del canto de muchos pájaros, es necesario promover la larga vida de estos gigantes. Cada árbol tiene su dueño y como crecen en los dominios públicos hidráulicos que gestiona la CHE la actuación de poda requiere alguna gestión y un coste. Quizá entre todos, asociados o a través de comarcas o diputaciones se puedan realizar podas grandes y abaratar un proceso, necesario para la regeneración de la chopera y evitar su muerte prematura. En la noticia que comentábamos antes habla de ayudas medioambientales, pero ¿habrá fondos para ellos?

En redes sociales

#chopocabecero en twitter, tiene ahora mucho que con Blesa, también. Y si tienes fotografías para compartir en la Gaceta de Blesa o en la próxima revista cultural de invierno, las puedes enviar a blesa.gaceta@gmail.com. Gracias desde ya.

Temas: