Conviviendo con la nueva enfermedad covid-19 (4)

tuitear

Balance de la pandemia en Aragón.

En Aragón, como en tantos lugares del mundo, estamos sufriendo la primera ola de la actual pandemia de la covid-19. Cerrado ya abril vamos a hacer un balance, pues aunque estemos lejos de asistir al final de contagios, ingresos hospitalarios y muertes, cierto es que está perdiendo intensidad.

Según las fuentes de nuestra administración autonómica, esta es la relación diaria de víctimas mortales por causa de la nueva enfermedad.

Fallecidos diarios por el covid-19 en Aragón (España)
Fuente: Gobierno de Aragón https://www.aragon.es/coronavirus/situacion-actual/evolucion-diaria

Pero al igual que el virus de la gripe de -1919, otros coronavirus posteriores, o el mismo SIDA, el SARS-CoV-2 muchas veces no te mata pero la covid-19 pero deja al organismo como víctima propiciatoria para cualquier otra infección.

Del otro factor importante, el número de personas que enferman, no vamos a poner la gráfica, porque dado el déficit de análisis que ha habido durante varias semanas, es poco significativo.

Como las víctimas mortales (las 24.543 que había en España a ) solo incluyen a los casos confirmados con pruebas PCR, ya comentaba en una entrada previa que vamos a fijarnos en la sobremortalidad, como medida de cuánto nos afecta la primera expansión mundial del virus SARS-CoV-2. Porque ha habido y habrá enfermos que fallecen sin hacerles las pruebas o que mueren en domicilios y residencias, y no aparecen en la estadística rigurosa, que son los bien diagnosticados en hospitales. El verdadero exceso de muertes por covid-19 solo lo conoceremos con cierta precisión en el futuro, y tampoco es exacto, pues también puede haber algunas muertes que no sean atribuibles a la enfermedad. Y al contrario, en el presente confinamiento, puede que haya personas que están dejando de morir por accidentes de tráfico o por la disminución de contaminación. Este método es aproximado como decíamos.

Cuando las epidemias han pasado a ser históricas se va a buscar los datos de defunciones al INE, pero como en esta pandemia la estamos comentando en vivo, la fuente para la estimación de muertes, que son los registros civiles son las más al filo de la realidad. Sus datos los recoge el Sistema de Monitorización de la Mortalidad (MoMo) del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII).

Este es su gráfico de MoMo para Aragón desde el 1 de diciembre de 2019 al . La línea azul es la de fallecimientos esperados por la estadística (la experiencia), y la negra los reales de este año.

Sobremortalidad por el covid-19 en Aragón (España) hasta el 30 de abril
Fuente: MoMo.

El tres picos por encima de 70 fallecimientos son del , del 31 de marzo y 1 de abril y el último del . Los dos picos menores, de 58 fallecidos de más, son del 13 y del . Desde entonces ha descendido al interior de los márgenes de variación normal. El último dato es del 28 de abril.

Increíblemente, en el siglo XXI en España, no todos los registros civiles están informatizados o vuelcan sus datos en pocas horas en un sistema informático. Los registros civiles notifican muertes “con dos o tres días de retraso. En la crisis actual esos tiempos se han dilatado.” Razonable. Por eso en este buen artículo de El País, se han curado en salud respecto a futuras correcciones y han realizado el análisis de sobremortalidad con los datos que teníamos hasta hace dos semanas.

La monitorización que han realizado los periodistas nos hablan claro: “Entre el y el en España se han registrado 27.220 muertes más de las esperadas en una situación normal, lo que supone un 51% de exceso. Eso incluye 19.205 muertes confirmadas de covid-19, pero hay otras 8.015 que constan en los registros civiles y no cuentan como víctimas del virus aunque muchas lo serán.”

En Aragón a 30 de abril acumulamos 739 muertos (de 5.971 infectados). Pero siguiendo el buen criterio de estos periodistas, se compara el exceso con datos más estables, a 15 de abril. Por entonces en Aragón había habido un 44% más de fallecimientos de los esperados en el mismo periodo de años sin pandemia (817 personas de más). Nuestras posibilidades de hospitalización y análisis solo pudieron contabilizar oficialmente 543 por covid-19. Por ello se estima que las 274 personas muertas de más sobre lo esperado son muy probablemente víctimas de la covid-19. En el siguiente gráfico la línea roja indica la sobremortalidad con los 274 sobre la línea azul (esperados).

Sobremortalidad por el covid-19 en Aragón (España) hasta el 15 de abril, simplificado. Fuente El País.
Sobremortalidad por el covid-19 en Aragón (España) hasta el 15 de abril, simplificado. Tomado el 30 de abril, por lo que ya está actualizada. Fuente El País.

Aunque con ese margen de seguridad, como el 15 de abril engloba el 90% de la sobremortalidad, es un dato muy aproximado de los fallecidos en esta primera ola epidémica en Aragón.
Otro de los valores de ese artículo es que actualizan cada día los datos, por lo que los gráficos están vivos y en pocos días englobarán todos los días fuertes de la pandemia

Los datos del MoMo ponen de manifiesto que el coste en vidas de esta crisis tiene claras diferencias por regiones. Como el artículo es muy interesante y completo aconsejo a los lectores su atenta lectura.

No obstante, hay muchos lugares de España que no han sido alcanzados por el virus gracias al confinamiento. Cuando lo sean el virus atacará y causará las mortalidades correspondientes, pero como serán las áreas que suponen una menor proporción de población en España, las cifras no serán tan graves para nuestros gobernantes como para estrangular la actividad económica por la necesaria prevención que sí se tomó cuando las atacadas eran las grandes aglomeraciones de personas. La decisión es acertada, pero el goteo de vidas seguirá, así que todos los grupos de riesgo deberán seguir manteniendo el distanciamiento, como si en eso les fuese la vida. Y a esperar la siguiente oleada, pero esperemos que ya con mucho más personal sanitario y material para pruebas.

Bibliografía

Sobremortalidad por el covid-19 en España hasta el 30 de abril
Los datos son reales, aunque la gráfica aparece distorsionada al poner la línea base en 1000 fallecidos, por lo que la línea negra sobresale visualmente el doble de lo que se podría representar. Fuente: MoMo.

Por Javier Lozano

Temas: