Un invierno seco obliga a vender azafrán en Blesa (1934), y tormentas de verano se llevan las vías del tren.

Indice

E n Blesa (Teruel), pueblo dedicado a la agricultura de secano y la ganadería, un invierno seco tenía malas consecuencias, tanto para la alimentación del ganado lanar, como para el crecimiento de la cosecha.

El único alivio de muchas familias frente a la subsistencia, a veces incluso frente a la pobreza, podía ser gastar algo de la cara especia del azafrán, que eran sus ahorros. El azafrán era cultivado en la mayoría de las casas, ricas o pobres, cada cual en su medida. Sus brines (la brizna o hebra, estambres del azafrán) es de lo que hablan en este artículo.

Sequía y ganadería

Acción (Teruel)

Blesa

NOTAS VARIAS

Después de haber estado depreciado el azafrán, en pocos días se ha notado un alza que ha de beneficiarnos grandemente a los vecinos tras el crudo invierno sufrido.

Se pagaba a 35 pesetas la libra hoy se cotiza a 50.

Esta mejora ha sido en muy pocos días.

— Con motivo del tiempo cuaresmal, se están celebrando con gran animación los cultos tradicionales.

El sacerdote don Manuel Yagües desarrolla una laudatoria labor enseñando el catecismo a los niños y niñas de la localidad.

— Visto el mal invierno que ha pasado el ganado (pues para mantenerlo hubo que gastar mucho) el deseo del pueblo es que llueva pronto, pues de no ser así no sabemos si podrá subsistir durante la primavera el ganado.

Huelga decir que las cosechas están muy retrasadas y esperando mejore el tiempo.

Estaba a punto de terminar el invierno. En el año hidrológico 1933/1934 hay registrada una sequía para amplias áreas de las mesetas ibéricas. Y la propia Blesa escribían solo cuatro años antes de la pertinaz sequía que tenía lugar, a la vez que relataban una inmensa riada, la de San Pedro.
No es la primera vez que hay periodos secos, e incluso hay algunas sequías que dejaron su huella en el siglo XVIII, afectando a los suministradores de carne de los municipios y matando a una parte importante de la cabaña ovina. Durante la gran sequía de a las aguas de la fuente de Cella desaparecieron. Son algunas de las muchas.

El precio que alcanzó el azafrán ese es coincidente con el que ha quedado registrado en los anuarios de estadística agraria, que para publicaba un precio medio al agricultor de 140 pesetas/Kg. Para los que ya no conozcan las medidas tradicionales de peso, la libra tenia 342 gramos la corta o 367 gramos la larga. La libra tenia 12 onzas. 36 libras hacían una arroba (12,5 Kg). Hay que tener en cuenta que para obtener un kilo de azafrán hay que recoger y separar unas 100.000 flores se puede hacer a la idea del trabajo que suponía. El azafrán era rentable porque necesitaba poca extensión y pocos cuidados, aunque luego necesitaba de una gran inversión de tiempo por parte de toda la familia, hasta los niños y abuelos, y a quién se pudiese contratar, para recoger flores en muy pocos días, y separar los brines, preferentemente en el día de su recogida, lo que garantizaba posturas incómodas en el campo y sesiones hasta la madrugada en casa.

El sacerdote Manuel Yagües Flor había llegado a la parroquia de Blesa en , en sustitución del veterano Melitón Beltrán.

Por las noticias que recogieron los corresponsales de Huesa de ese , también hubo heladas, y finalmente inundaciones en el Marineta y seguramente en el Aguasvivas, temiendo por lo mismo que el corresponsal de Blesa, por el futuro.

De la provincia

En Huesa del Común

La tormenta ha causado grandes daños.

Ayer descargó a primera hora de la tarde, una horrorosa tormenta de agua acompañada de granizo, que arrasó gran parte de la huerta de este término municipal. Los ríos se desbordaron, causando grandes destrozos tanto en las cosechas como en las fincas muchas de las cuales quedaron convertidas en Cascajales inútiles. La presa del río Marineta que sirve para regar la mejor y mayor parte de la Vega de su nombre ha sido casi totalmente arrasada por las aguas temiéndose que de un momento a otro la arruine totalmente en cuyo caso quedará sin poderse regar la hermosa huerta y sumirá en la miseria a la mayoría del vecindario.

La cosecha de cereales que prometía ser espléndida no ha dado más que un resultado regular debido sin duda a lo mucho que los cultivos sufrieran por las heladas, bastando apenas lo recolectado para las necesidades del pueblo.

Se espera que el Estado ayude con alguna cantidad de las destinadas al paro obrero para realizar obras, con cuyas cantidades podrán estos sufridos agricultores hacer frente al pavoroso invierno que para ellos se avecina.

Redactor.

Huesa del Común .

Pero no sabemos si cabría esperar mucho de las autoridades estatales, o al menos de las provinciales, dados los antecedentes recientes. El año previo (septiembre 1933) hubo una solicitud de ayuda por una tormenta en Huesa y según el diario Acción se desestimó.

"Anteanoche, bajo la presidencia de don Ramón Segura, la Corporación provincial celebró sesión. Adoptó los siguientes acuerdos: [...] Desestimar con sentimiento la petición del Ayuntamiento de Huesa solicitando se vote algún crédito en favor del Municipio para remediar los daños causados por una tormenta."

Por las fechas podría la misma tormenta que se llevó el puente de Oliete o las vías del tren de Utrillas a comienzos de .

En Muniesa descargó una gran tormenta, arrastrando las aguas los kilómetros 27 al 34 de la vía del ferrocarril de Utrillas, motivo por el cual quedó interceptada la circulación de trenes.

En Oliete, a cuya localidad marchó ayer tarde el Sr. jefe de Obras públicas para ver los daños causados, se desbordó el río Martín. Sus aguas lleváronse el puente que con carácter provisional fué construido recientemente en la carretera de Albalate a Cortes.

También las aguas inundaron algunas fincas particulares.

Las pérdidas son elevadas en estos pueblos pero, afortunadamente, no hay que lamentar ninguna desgracia personal.

Y se quiera buscar coincidencias o no, lo cierto es que en octubre de ese mismo año unos agricultores y molineros de Huesa (junto a alguno de los Blesa) participaría del movimiento revolucionario de , que tuvo su mayor levantamiento en Asturias.

Fuentes y bibliografía