Noticias para el recuerdo
Fiestas y ¡luz eléctrica! (1916)

30 de julio de 1916

La Crónica de Aragón

 

1916, un inequívoco signo de modernización llega a Blesa, la luz eléctrica. En esta ocasión tenemos la oportunidad de leer el cambio que supone y la crónica de las fiestas de Santa Ana de dicho año desde la óptica de una persona que no es del pueblo, que analiza lo que en Blesa ocurre con sana envidia. El cronista vive en Huesa del Común, ya no es joven y gracias a su perspectiva y a su desparpajo al escribir tenemos una de las crónicas con estilo más original.

 

 
 

 


Las fiestas de Blesa. Pueblo que adelanta. Otros que deben imitarle. Ambiente triste... e indiferente.

Estos días, que en el vecino pueblo de Blesa, han celebrado la festividad de su patrona Santa Ana, e inaugurado la deseada luz eléctrica; fue el cronista con cuatro amigos jóvenes ellos y por tanto a pasarlo cuanto mejor, mejor; yo, a entretenerme y poder ahora informar a mis apreciados lectores, sobre estos asuntos que son de importancia (lo de la instalación de la luz), sobre todo, para los pueblos cercanos, que duermen el sueño de los «indiferentes», en lo que toca a adelantos en su anticuada manera de vivir...

Con el alba y pedibus andando, recorrimos «alegres y confiados», los kilómetros que separan a estos dos pueblos; nos instalamos en la posada del Agua, donde tuvimos el gusto de saludar a los caballerosos y simpáticos médicos de Monforte y Villar de los Navarros; de allí, después de ponerse chichiricos(1) presentables los pollos de Huesa y este corresponsal mirarse al espejo... con tristeza..., por sus cuarenta y seis del ala..., recorrimos lo mejor de la población; que en verdad estaba engalanada con gusto y adornadas sus plazas con bonitas lámparas y abundantes faroles... a la veneciana, o una cosa así...: todo perfectamente presentado y aún mejor, por ser aquella hora, los pastelitos-crema y confitura de nuestro convecino Julio Negro, que a los madrugadores de Huesa nos supieron a rosas...

Muy hermosa la luz; aceptable la música de Encinacorba; entretenidos juegos de cucaña, corridas, certamen de jota, donde las mozas con sus parejas, lucieron sus habilidades; todo bien; pero... el ambiente de ese pueblo, a mi entender era triste..., indiferente..., sin duda por las noticias que trae el correo; pues bien mirado, ningún nacido se frota las manos de contento cuando sus hermanos (los de Ateca-Calatayud) lloran tanta desventura..(2). Hoy por (ti ?) mañana por mí.

Claro que a los chicos y chicas no hay que irles con estas materialidades, pues dicen (con razón), que tiempo les queda para... revacunarse; así, que ante tanta soledad, vieron el cielo abierto cuando fuimos invitados, por la distinguida familia de don Fabián Nuez, para contemplar desde sus balcones, el bonito aspecto que ofrecía la plaza.

Obsequiados en casa de estos señores, particularmente por sus tres hijas, señoritas Nicolasa, Lucía e Isabel, quedamos altamente agradecidos, y a primera vista notó el cronista la distinción de estas jóvenes, que no se suele aprender en las aulas de por aquí...

Como, a petición de mis amigos, en estas información no he de tratar de otra cosa que la fiesta de Blesa, yo, complaciente, hago punto y prometo en otra carta, hablar a los lectores de La Crónica de Aragón, de otros asuntos que también son del día.

Eso sí, antes de terminar, he de decir la satisfacción que yo tendría si esta villa de Huesa, rompiera los moldes viejos y mohosos... y sobre ellos instalara... la luz eléctrica; y conste esta mi opinión; si no lo hacen es por... abandono... negligencia, y ¡qué se yo!; falta de gusto, de cultura... y sobra de tonterías de pueblos.

 

El Corresponsal

 

Hasta que hallamos esta noticia, la fecha exacta de la puesta en marcha de la luz eléctrica era una duda, que estaba, según los testimonios de los blesinos más mayores, entre 1914 y 1918. No iban desencaminados.

En cuanto al corresponsal, al que todavía no hemos podido identificar con seguridad, puede ser A. Alcaire, quien escribió otras crónicas para el periódico "La Crónica de Aragón", que están publicadas en www.huesa.com o aún inéditas. En él se advierte cierta envidia sana (entre los pueblos vecinos de Blesa y Huesa nunca ha habido otra); cree que los vecinos de su pueblo de origen son más reacios a incorporar novedades en sus vidas, en reclamar cambios, en incorporar avances. Aún hoy en día algunos huesinos nos recuerdan estas actitudes en sus padres y abuelos: "No llegaron a Huesa las segadoras hasta que debido a que aparecieron otras más modernas no les vendieron los blesinos las primeras". La diferencia de carácter emprendedor la achancan los mismos huesinos a que Blesa estaba mejor comunicada con la capital de Aragón, y que eso abría el carácter. Puede ser, pero en todos los lugares tenemos ejemplos de que la población menos formada y sujeta a sus "moldes viejos y mohosos" los ha habido en toda localidad y época. Cuando no ha sido el no querer cambiar de maquinaria, ha sido no apreciar tener agua corriente, o ser reacios al alcantarillado, o no querer aceptar regímenes con libertades individuales, o tener reticencias a otros recientes avances tecnológicos (incorporados desde el polo Norte hasta a pueblos africanos). Entendemos bien lo que el habitual cronista de un pueblo turolense deja escrito para siempre con cierta amargura y desesperanzado ánimo.

Electrificación de la zona

La electrificación de esta zona de las provincias Zaragoza y Teruel, partió de la creación de la empresa “Rivera-Bernat y compañía” y su central eléctrica en el río Martín en Albalate del Arzobispo. Esta central se inauguró en 1905. "...la albalatina Rivera-Bernad, que nació como una pequeña empresa local pero que no tardaría en convertirse en la más importante de todo el Bajo Aragón, y una de las más prósperas e influyentes en el conjunto de la provincia e incluso de la región".

"...y en un principio se dio luz a un total de 24 pueblos. Posteriormente el fluido eléctrico para alumbrado e industrias llegaba a las siguientes localidades:
Provincia de Teruel: Albalate del Arzobispo, Andorra, Alcorisa, Ariño, Berge, Molinos, Urrea, La Puebla de Híjar, Híjar, Samper de Calanda, Muniesa, Blesa, Azaila y Vinaceite.
Provincia de Zaragoza: Lécera, Belchite, Almonacid de la Cuba, Letux, Azuara, Codo, Lagata, Samper del Salz, Fuendetodos, La Zaida, Alforque, Cinco Olivas, Alborge, Escatrón, Quinto, Pina de Ebro, Aguilar, Osera, Fuentes, Rodén, Mediana, El Burgo, Pastriz y La Cartuja."(3)

Notas

(1) Chichiricos. Voz que no hemos hallado ni en Mercadal Andrés, Manuel (2004) "Vocabulario de la Sexma de la Honor de Huesa del Común (Teruel)", Institución "Fernando El Católico". DPZ. (Cuadernos de Aragón 30). ni en Moneva y Puyol, Juan "Vocabulario de Aragón. Edición y estudio de José Luis Aliaga Jiménez". Institución "Fernando el Católico", Prensas Universitarias de Zaragoza y Xordica, Editorial. (2004), ni en Vocabulario de las gentes de Blesa (Edición 4ª Mayo-06 2.041 entradas) por Valero Ángel Serrano Mercadal y F. J. L. A., publicado en Internet en www.blesa.info.

Donde sí existe en es gallego, como consta en el "Diccionario enciclopédico gallego-castellano" de
Eladio Rodríguez González - 2001 - Página 717 como puede leer en books.google.es. con el significado de "Petrimetre, presumido, persona que usa modales exageradamente amanerados".
(2) En esas fechas habían ocurrido unas fuertes inundaciones por unas tormentas impresionantes del sábado 22 de julio. Los pueblos afectados fueron más de los nombrados: Torrijo de la Cañada, Bijuesca, Villalegua, Atea, Moros, Terrer, Embid de Ariza, muchos con pérdidas castastróficas. Véase las noticias de los días 24 a 27 en el mismo diario que puede consultarse en el Archivo Biblioteca Hemeroreca Municipal de Zaragoza.

(3) Puede leer gran parte de su historia en “Industrialización y caciquismo durante la restauración. La sociedad eléctrica albalatina Rivera-Bernad” de José Manuel Pina Piquer (Revista de Andorra nº 4 (2004) “Centro de Estudios Locales de Andorra”). [http://www.dpz.es/turismo/multimedia/no_editados_patronato/varios/cazarabet/Alarifes-8.pdf ].

Para saber algo más sobre José Rivera, además del anterior, se amplia en otro artículo del mismo autor: “El orden público conservador a principios del siglo XX”, nº 6 de la misma revista (2006).

Sobre datar la llegada de la luz eléctrica a Muniesa, es aproximado, ya que no lo registró el libro de “Historia de Muniesa” de Manuel Guallar, donde contaba muchos detalles. "No menos entusiasmo suscitó entre nosotros unos once años después [sobre 1915] la venida de la luz eléctrica. El pueblo expresó su satisfacción con esta copla: «Muniesa ya no es Muniesa – por que se ha vuelto ciudad, porque don Pepe Rivera – ha traído electricidad». Don Pepe Rivera fue un abogado de Albalate [del Arzobispo] que nunca ejerció la carrera de las leyes, y que , sin ser ingeniero industrial, poseía muchos conocimientos técnicos en esta especialidad. El fue el alma de la sociedad «Rivera, Bernad y Compañía», que instaló sobre el río Martín, a su paso por su villa natal, una buena central eléctrica. Esta fue poco a poco ampliando su red de tendido eléctrico hasta una cuarentena de pueblos de las provincias de Zaragoza y Teruel, uno de los cuales fue el nuestro. […] Pero no sólo proporcionó esta central luz a a nuestro pueblo, sino también energía para mover las muelas de un molino harinero que fue instalado en la casa frontera a la antigua sacristía de la iglesia. Con él Muniesa se liberó de la necesidad de llevar a moler su trigo a apartados molinos de agua sitos en otros términos. Y también, en casos de urgencia, se benefició del teléfono que la compañía tendió para su uso particular.”

GUALLAR PÉREZ, Manuel. (1978) "Historia de Muniesa (desde sus orígenes hasta nuestros días)"; Lérida. Pág. 55.

Arriba

Blesa, un lugar en el mundo

1ª publicación: 13 de diciembre de 2007
Última actualización: 12 de noviembre de 2011